La ciencia detrás de la industria de los suplementos

Muchos de los suplementos que existen en el mercado, no cuentan con el suficiente respaldo científico o que su uso suele ser eficaz en determinados protocolos o grupos de población.

Por ello, en el caso de algunos suplementos, la literatura científica disponible sobre su efectividad es pobre, limitada y en muchas ocasiones se trata de estudios con diseños deficientes, de poco peso estadístico.

Es decir, que los estudios que el fabricante aporta sobre el fármaco o producto están financiados, mal diseñados y realizados con apenas unos cuantos participantes o en personas con enfermedades o incluso roedores, lo que se traduce que no hay público que fundamente tales fines científicos.

Suplementos como la creatinina (L), solo se ha estudiado en un puñado de personas, por lo general que padecen de alguna patología, por lo que cuando se les suplementa el nutriente que les faltaba, el metabolismo, actividad enzimática y vida media, difieren en gran medida con la muestra.

Todo esto no quiere decir que los suplementos que están en venta sean peligrosos pero el fundamento que hay detrás de su venta es cuanto menos dudoso. Esto es posible debido a que no existe una legislación específica sobre suplementación deportiva.

En cuanto a los suplementos quema grasas, no se puede hacer un análisis exhaustivo sobre cada uno de los que están disponibles en el mercado, pero sí se pueden mencionar algunos y hablar de su eficacia.
L-carnitina

Este es el suplemento más vendido, siendo un compuesto derivado de dos aminoácidos esenciales: lisina y metionina, los cuales juegan un papel clave en el ciclo de la beta-oxidación en la mitocondria celular, es decir, en el proceso a través del cual se oxidan los ácidos grasos. Su papel consiste en permitir la entrada de los ácidos grasos activados por la coenzima A en el interior de la matriz mitocondrial.

CLA o Ácido Linoleico Conjugado

Los CLA son un tipo de ácido linoleico muy presentes en carnes de res, mantequilla o algunos tipos de quesos. Su relación con el metabolismo de los lípidos viene determinada por su interacción con los receptores PPAR (Perixome Proliferator-Activated Receptors). El problema es que los estudios en humanos no son consistentes y en los únicos casos en los que se reporta cierto efecto sobre la pérdida de grasa en es personas obesas, y aún así, la diferencia no es significativa.

Cafeína

La cafeína es uno de los pocos suplementos que gozan de evidencia científica consistente tanto por sus efectos sobre el rendimiento como por sus efectos indirectos sobre el metabolismo de los lípidos. Estos efectos los logra a través de dos vías:
• Aumento de catecolaminas y por lo tanto de AMPc (adenosín monofosfato cíclico).
• Inhibición de fosfodiesterasas que degradan AMPc.

EGCG

El EGCG (galato de epigalocatequina) es una catequina que podemos encontrar en el té verde. De hecho es la catequina más activa y que está relacionada con una mejor función sobre el metabolismo de los lípidos.
Además, está documentado su efecto sinérgico con la cafeína. Mientras la cafeína provoca un aumento de catecolaminas, el EGCG inhibe una enzima que las degrada, la catecol-o-metiltransferasa (COMT).

Al momento de adquirir el suplemento de extracto de té verde, hay que fijarse en el porcentaje de EGCG, para poder cubrir las dosis efectivas que oscilan entre los 400-500mg.

Además, existen otros suplementos utilizados en la pérdida de grasa como el picolinato de cromo, guaraná, coleus forskohlii, garcinia cambogia y otras sustancias de efectos inocuos como la capsaicina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí