La Hegemonía de Occidente: ¿está llegando a su fin?

Desde que Donald Trump llegó a la casa blanca ha venido desarrollándose un fenómeno de desglobalización de la economía mundial nunca antes registrado en la historia contemporánea de nuestra civilización en pleno siglo XXI; pero hay ciertas similitudes con otros hechos históricos de gran relevancia que nos muestra que la hegemonía imperial del otrora todopoderoso EE.UU esta llegando a su fin.

La caída del imperio romano por allá en el S. V es uno de esos casos a mencionar, pues su hegemonía cultural y económica se colapsó tras la escisión del imperio en dos, lo mismo podemos decir del imperio Británico “el imperio en el que nunca caía la luz del sol”, que después de su pírrica victoria junto a los aliados en la segunda guerra mundial perdió su poder global, que condujo a grandes conflictos civilizatorios de gran envergadura como el árabe-israelí, o el indo-pakistaní, por solo mencionar dos.

Ahora con el auge del Bitcoin, y el colapso paulatino del patrón dólar-oro y los petrodólares, tenemos que grandes potencias mundiales como Alemania, Francia, Rusia y China han decidido dar el primer paso para aumentar sus reservas de oro y dejar que comerciar, en la medida de lo posible con la divisa FIAT dólar, pues es altamente volátil, se basa en presiones políticas sancionatorias para las naciones que no se prestan en dejar de negociar con los pueblos que atentan contra la hegemonía norteamericana y no deja la posibilidad de realizar grandes negocios para los empresarios (de cara a China), que son el principal motor de la inversión.

Solo hay que mirar lo que esta sucediendo con la guerra comercial entre China y EE.UU para darnos cuenta que, esta especie de guerra fría, no traerá crisis y guerras de baja intensidad en regiones estratégicas del mundo; ahora las principales victimas son las grandes corporaciones tecnológicas y empresariales como Google o Huawei que ven (en este desastroso intento, que podría denominarse como una patada de ahogado, por parte de EE.UU para parar el auge económico de la que, en un futuro no muy lejano será la principal potencia económica mundial: China) en este conflicto un nefasto futuro para su desarrollo empresarial.

Ahora la pregunta es ¿Qué hará China, con los bonos de deuda que atesora de EE.UU? son un arma de doble filo que el gigante asiático puede usar para terminar de una vez por todas con el potencial financiero norteamericano, o la puede usar como una manera de mantener a raya al dragón herido que busca salir adelante y seguir siendo el país numero uno en inversión, desarrollo e ingresos; la disputa por controlar la geopolítica mundial desde lo económico desencadenará conflictos de carácter político y social, como el ocurrido en Hong Kong en estas ultimas semanas, que cambiaran la cara del mundo que conocemos hoy.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí