El Quimbo: ¿quiénes son los verdaderos responsables?

La represa de El Quimbo ha sido uno de los proyectos de infraestructura energética más ambiciosos del país para generar desarrollo y oportunidades de crecimiento en medio de un obsoleto sistema de generación de energía. Al igual que Hidroituango es un proyecto de colosal envergadura que en un principio buscaba el mismo objetivo, pero ambos proyectos han terminado en catástrofes sociales y ambientales que han traído más problemas que soluciones.

Existe un buen número de políticos implicados en estos proyectos, que ahora se ha demostrado que fueron desarrollados con criterios mediocres y arbitrarios. Entre ellos hay dos nombres propios que no se debieran olvidar nunca y que permanecerán en la memoria del colombiano informado: Rodrigo Villalba y Sergio Fajardo, quienes curiosamente apoyan la candidatura del politiquero y pastorcito mentiroso Luis Enrique Dussan, el candidato de la coalición de izquierda para la gobernación de Huila.

Está rodando en redes un video clip sacado de contexto en donde se ataca al candidato Carlos Ramiro Chávarro, del partido Conservador, donde se pretende mostrar que los proyectos de infraestructura como El Quimbo, que son necesarios para el desarrollo de la región y del país son una amenaza real y latente contra todo atisbo de comunidad y tradición, sesgan las necesidades reales de las comunidades, quieren ver atrasada a la región, estancada para atacar cualquier iniciativa de este tipo.

Estos proyectos se deben realizar. Si, se deben realizar, pero eso no implica que por errores cometidos por políticos ambiciosos e incompetentes se le eche la responsabilidad de los actos a una persona que piensa en el desarrollo del Huila y del país, con vídeos descontextualizados y dañinos; Colombia necesita de esos proyectos, el Huila necesita crecer, el crecimiento implica empleo, lo cual significa más oportunidades y esto redundará en que haya menos jóvenes en el consumo de droga o en el delito, lo cual generará mayores niveles de seguridad y de percepción de seguridad; pero como dice el adagio popular: malo si sí, malo si no.

¡Hay que dejar las cosas en claro!, el proyecto del Quimbo, o el de Hidroituango y otros de la misma escala son necesario para incentivar el desarrollo del aparato productivo colombiano; son necesarios para generar más energía en un país en donde la población se concentra cada vez más en las ciudades, son urgentes en un país donde la industria es incipiente y necesita de una buena infraestructura energética, como cualquier país que forme parte de la OCDE.

Pero hay gente inescrupulosa que se ha encargado de crear campañas negras y de desprestigio, que solo se dedican a desinformar y caldear los ánimos de una ciudadanía cansada de tener políticos que prometen y no cumplen, a quienes sólo les preocupa llenar sus bolsillos, como el señor Dussan, que se ufana de haber realizado grandes financiamientos para el agro huilense y colombiano, cuando fue presidente del Banco Agrario, pero de fondo lo que la gente del común no sabe, es que en realidad era la cuota política del gobernador de turno en su momento, Rodrigo Villalba, quien lo puso como alfil en el banco, obviamente con resultados evidentes, incompetencia y gestión nula de créditos para los pobres de las regiones más apartadas del país.

Hay que ser reiterativos en esto, el verdadero responsable de la catástrofe de El Quimbo se llama RODRIGO VILLALBA que en su sed por repartir contratos y quedarse con la tajada correspondiente, enfocó el proyecto sin ninguna intención de atender a las comunidades afectadas directamente por ésta mega obra, como la comunidad del pueblo de Isnos. No nos dejemos engañar, no comamos entero, no compremos lo que nos muestran personas inescrupulosas que ni siquiera son capaces de dar cara y “denunciar” estas falacias ad hominem en contra de Chávarro; el Delfín Dussan representa a estos personajes nefastos. ¡NO MÁS POLARIZACION! ¡NO MAS CAMPAÑAS NEGRAS!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí