Misas públicas empezarán a celebrarse a partir del 18 de mayo en Italia

Tras más de un mes de celebraciones litúrgicas a puerta cerrada, incluida la celebración de la Semana Santa, el Gobierno Italiano y la Iglesia Católica en ese país acordaron la reapertura de las puertas de los templos, para las celebraciones eucarísticas, a partir del próximo 18 de mayo.

El acuerdo prevé una serie de protocolos de bioseguridad que deben ser cumplidos tanto por los religiosos como por los laicos, y que en parte responden a las medidas implementadas por la Iglesia cuando comenzó la emergencia a mediados del mes de marzo.

Dentro de los protocolos exigidos para la asistencia de fieles a las ceremonias religiosas, está el uso obligatorio de tapabocas o mascarillas, así como las medidas de distanciamiento físico al interior de los templos, y el no uso del agua bendita.

De igual modo, el momento de comulgar, quizá de mayor cercanía física de los sacerdotes y los fieles, estará regulado por la orden del no contacto físico, determinando que quienes vayan a participar de la comunión deberán recibirla en la mano.

La medida también establece la eliminación de la práctica del saludo de mano, abrazo o beso durante el rito de la paz, así como establece que los sacerdotes deberán hacer uso permanente de tapabocas y guantes desechables durante toda la celebración litúrgica.

El protocolo de bioseguridad también exige encontrar una alternativa a las filas al momento de la comunión, y al momento de la ofrenda, se deberá invitar a los fieles a hacerlo depositando su donativo en elemento colocados en inmediaciones de las entradas de los templos o lugares donde se practique el culto.

La medida de reapertura sigue prohibiendo la presencia de coros, aunque se permitió el uso de músicos u organistas que acompañen la celebración.

En cuanto a la disposición de fieles al interior de los templos, se solicitó a estos respetarlas distancias mínimas, y los templos deberán señalizar las ubicaciones, indicando a su vez, a las afueras del templo, la capacidad máxima de fieles que pueden asistir a las ceremonias, o aforo, de acuerdo las medidas de distanciamiento.

Los colaboradores de la iglesia deberán garantizar una distancia mínima de 1,5 metros entre fieles, solicitando a su vez que el ingreso al templo se realice de forma individual. También se prohibieron las tradicionales reuniones post litúrgicas en las afueras de los templos o atrios.

El acuerdo entre la iglesia de Italia y el gobierno de ese país también estableció protocolos de bioseguridad para el sacramento de la confesión, señalando que esta debe practicarse en lugares “amplios y aireados”, que a su vez propendan por el distanciamiento físico entre confesado y confesor, sin que ello afecte a su vez la confidencialidad de la práctica, y debe hacerse portando laos respectivos elementos de bioseguridad como tapabocas.

Se prevé la instalación de dispensadores de gel antibacterial, y será responsabilidad de los religiosos recordar a los fieles que está prohibido el ingreso de personas que presenten síntomas de gripa, fiebre, o que hubiesen sido diagnosticados con el coronavirus.

El protocolo también establece que las ceremonias con fieles se deberán realizar siempre a puerta abierta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí