Teleaborto en medio de la pandemia

Maureen Baldwin lleva al menos dos años recentando píldoras para abortar a más de cien mujeres que no ha conocido en persona.

La ginecóloga y obstetra estadounidense realizateleabortos, una modalidad relativamente reciente que ha cobrado más visibilidad en medio de la pandemia del coronavirus.

“Hemos estado más ocupados en los últimos dos meses”, cuenta Baldwin, que trabaja en el estado de Oregón (noroeste del país) para la Oregon Health & Science University (OHSU, por sus siglas en inglés).En Estados Unidos, pese a que en 18 estados está prohibido el aborto médico mediante el uso de la telemedicina, más mujeres han solicitado este tratamiento a partir de marzo, cuando se implementaron a lo largo del país órdenes de confinamiento.

Así lo afirma a BBC Mundo la organización de investigación de salud Gynuity, para la que colabora la doctora Baldwin y que, bajo el nombre de TelAbortion, provee un modelo de abortos médicos por telemedicina pionero en ese país.

En comparación con los meses de enero y febrero, en marzo y abril “se ha duplicado el número de mujeres que abortaron a través del programa”, explica Elizabeth Raymond, médica y portavoz de Gynuity.

El teleaborto también está disponible en países como Canadá, Australia o Colombia, y se ha impulsado en algunas naciones con motivo de la pandemia.

Es el caso de Inglaterra, cuyo gobierno a finales de marzo ordenó temporalmente que las pacientes tuvieran la opción de realizar todo el tratamiento en casa en lugar de acudir a un centro médico para prevenir posibles contagios de covid-19.

Pero la práctica no está exenta de polémica en EE.UU. Tanto así que un grupo de senadores del conservador Partido Republicano recientemente introdujo un proyecto de ley para prohibir su uso a nivel nacional.

Incremento en pandemia

En su carrera, Baldwin ha atendido a mujeres en el servicio militar que no tienen acceso a proveedores de abortos, a mujeres que viven a tres horas o más de la clínica más cercana autorizada para realizar abortos médicos, a pacientes que tienen hijos pequeños y no tienen con quién dejarlos mientras van a la consulta, y a otras que intentaron practicarse un aborto no seguro y sin acompañamiento médico tras haber adquirido píldoras no autorizadas por internet.

Y el interés crece. “Las pacientes me dicen que quieren evitar ir en persona a laboratorios o a consultorios médicos”, cuenta Baldwin sobre los últimos dos meses, en los que empezó a recibir más consultas mientras EE.UU. se convertía en epicentro de la pandemia a nivel mundial.

TelAbortion es el único programa en EE.UU. bajo el cual las pacientes reciben los medicamentos por correo postal, acompañados de consultas por vídeo sin necesidad de estar presentes en un centro médico autorizado que dispense el tratamiento.

La médica explica que, previo a que las pacientes reciban un kit que incluye las dos principales drogas para abortar de forma médica, mifepristona misoprostol, solicita un ultrasonido para verificar que el embarazo esté por debajo o en las 10 semanas de gestación requeridas para recetar los fármacos y realiza una consulta por videoconferencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí