¡Ya era hora! Por primera vez desde que empezó la pandemia, Trump usa la mascarilla en público

Hata que por fin accedió y luego de pasar cuatro meses desde que inició el coronavirus, que azota a Estados Unidos, Donald Trump ha aparecido por primera vez en un acto público con mascarilla. El presidente estadounidense se había mostrado reacio a salir públicamente con el rostro cubierto, señalando en varias ocasiones que era una recomendación de los expertos en salud y no una obligación.

Cuando el país ya supera los 3,2 millones de contagiados y roza los 140.000 muertos, el republicano ha acatado este sábado la guía de su propio equipo de expertos en una visita al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed ubicado en Bethesda, Maryland, para encontrarse con soldados heridos.

Trump ya había adelantado que pretendía por fin usar la mascarilla en su visita al hospital. “Creo que es genial usar una mascarilla. Nunca he estado en contra de ellas, pero creo que tienen un tiempo y un lugar“, sostuvo el mandatario fuera de la Casa Blanca. En las últimas semanas varios Estados republicanos, como Florida y Texas, han presentado fuertes repuntes en los nuevos casos de coronavirus y han tenido que frenar o echar marcha atrás en sus planes de reapertura.

A finales de mayo, durante su visita a una planta de Ford en Ypsilanti, Michigan, Trump afirmó que no quería ”darle el placer a la prensa” de que lo viesen con el rostro cubierto. En el recorrido de la fábrica de ventiladores el mandatario incumplió con el protocolo de la empresa que exigía a todos los trabajadores y visitas externas que la llevasen por motivos de seguridad. El mes pasado se negó a usar una mascarilla en una fábrica en Maine que producía hisopos de prueba de coronavirus, lo que obligó al fabricante a deshacerse de los productos desarrollados durante una demostración para el presidente, según publica The New York Times. Incluso en un recorrido por una fábrica de mascarillas en Phoenix, Arizona se negó a ponerse una.

El tema de las mascarilla se había tornado en un asunto político en Estados Unidos. Recién a mediados de mayo la Casa Blanca notificó a los trabajadores de que su uso era obligatorio en el Ala Oeste del edificio, aunque Trump estaba exento de hacer caso a la guía protocolar. Algunas autoridades no las usaban para dar una señal de tranquilidad a los ciudadanos. Sin embargo, en las últimas semanas se ha visto cada vez más su uso en los actos públicos, debido a los nuevos brotes concentrados en el sur y este del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí