“Es algo que no se olvida nunca” De esta forma víctima de agresión sexual recuerda lo sucedido tras asistir a una presunta entrevista de trabajo

Gracias a que una joven se atrevió a denunciar en España lo que había sufrido por abusos sexuales, Agustín Callejo, de 46 años, ha sido condenado a ocho años de prisión por la Audiencia Provincial de Madrid.

Una joven reconoció  a su agresor: el hombre que la había violado en un spa después de ofrecerle un falso trabajo como recepcionista.

María, la víctima que denunció al agresor sexual al reconocerle  “Es algo que no se olvida nunca. Yo tenía una entrevista de trabajo y al llegar allí no era nada de lo que me habían dicho. No supe reaccionar y ha sido ahora cuando me he dado cuenta de lo que me ha pasado”, ha relatado con la voz distorsionada por miedo a ser reconocida. 

Sobre sus secuelas, María se ha sincerado: “Me da miedo estar sola en un sitio cerrado con una persona, jamás voy sola a las entrevistas de trabajo y me da ansiedad tenerlas”.

El relato de la sentencia no deja dudas, y hay un detalle que muestra la evidencia de que la joven no fue su única víctima: Otro juzgado ya le estaba investigando por 24 abusos sexuales a mujeres, siempre con el mismo método, el de las falsas ofertas de trabajo.

Agustín ponía sus mentiras en una conocida página de anuncios, aunque también en algún portal de empleo de los más conocidos. Se trataban de trabajos para mujeres, a las que ofrecía buenos sueldos a cambio de trabajar como recepcionistas, masajistas…

El primer gancho para las víctimas era el sueldo alto, pero después tenía un segundo señuelo para terminar de ganarse la confianza de las mujeres y lograr una cita con ellas. Utilizando números de teléfono diferentes, y siempre a través de WhatsApp, se hacía pasar por una tal Natalia, la supuesta “secretaria del jefe” que era él.

Además, María ha asegurado que tenía miedo de que la justicia no la creyese: “Habían pasado varios años y llegué a pensar que no me iban a creer porque es normal”.

‘El Programa de Ana Rosa’ transmitido en Madrid, España descubrió cómo Agustín, también haciéndose llamar Alberto, había quedado con tres mujeres en una oficina de alquiler por horas, con la pretensión de verlas desnudas y abusar de ellas.

Según recuerdan los investigadores, la larga lista de antecedentes de este violador les hace sospechar que como mínimo llevaba actuando de esa manera desde el año 2008, es decir, más de una década abusando de mujeres.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí