Reino Unido y Canadá sancionan al presidente Lukashenko por violación de derechos humanos en Bielorrusia

Estas sanciones incluyen una prohibición de desplazamiento en estos países y el bloqueo de los activos de ocho representantes del régimen bielorruso. Esto a raíz de la brutalidad desplegada durante las protestas en Bielorrusia; los manifestantes rechazan la reelección de Lukashenko quien está en el poder desde 1994.

Bielorrusia es escenario de un movimiento de protesta inédito desde principios de agosto contra la reelección, considerada fraudulenta por la oposición, del presidente Alexander Lukashenko, en el poder desde 1994.

El Reino Unido y Canadá impusieron el martes sanciones al presidente bielorruso Alexander Lukashenko, a su hijo y a altos cargos del régimen por “violaciones de los derechos humanos en Bielorrusia”, anunció la cancillería británica en un comunicado.

 “Pediremos cuentas a los responsables de la brutalidad desplegada contra el pueblo bielorruso y defenderemos nuestros valores de democracia y derechos humanos”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, asegurando que Londres y Ottawa no aceptan “los resultados de la elección amañada” de Lukashenko.

Estas nuevas sanciones, que toman efecto inmediato, incluyen una prohibición de desplazamiento en estos países y el bloqueo de los activos de ocho representantes del régimen bielorruso, incluido Alexander Lukashenko, su hijo y consejero Viktor Lukashenko y el jefe de la administración presidencial, Igor Sergeyenko. “Haremos responsables a quienes persiguen a sus propios ciudadanos”, dijo Raab.

La cancillería británica alegó que figuras de la oposición han sido arrestadas o deportadas por la fuerza y se les ha negado el reingreso, en una clara muestra del “desdén” de Lukashenko por el diálogo con la oposición y por los derechos humanos básicos.

“Estos pasos incluyen la activación de una investigación independiente sobre las elecciones defectuosas y las violaciones de derechos humanos que siguieron, bajo los auspicios de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa”, se lee en el documento emitido por la Cancillería. El Reino Unido anunció que duplicó su apoyo financiero a grupos de derechos humanos, medios de comunicación independientes y a grupos comunitarios en Bielorrusia durante los próximos 2 años.

Esta la segunda vez que el Reino Unido recurre al nuevo mecanismo, anunciado este verano, destinado a sancionar las violaciones de los derechos humanos de manera independiente tras su salida de la Unión Europea en enero.

Bielorrusia es escenario de un movimiento de protesta inédito desde principios de agosto contra la reelección, considerada fraudulenta por la oposición, del presidente Alexander Lukashenko, en el poder desde 1994. Desde que ganó las primeras elecciones no ha perdido ni una sola vez, algo que despierta sospechas entre los opositores y organismos internacionales.

Lukashenko fue reelegido con el 80 % de los votos, según informó su gobierno. Una victoria empañada por las detenciones de opositores y periodistas, el bloqueo de internet y las sospechas de fraude.

 Decenas de miles de partidarios de la oposición marcharon en la capital bielorrusa de Minsk el 20 de septiembre desafiando una fuerte presencia de las fuerzas de seguridad. que incluía cañones de agua y vehículos blindados. / Bielorrusia

“He venido a marchar por la libertad y cuento con venir a hacerlo siempre, en tanto no lo consigamos por medios pacíficos”, dijo a la AFP un manifestante, Oleg Zimin, de 60 años, durante las manifestaciones de septiembre. “Estamos dispuestos a marchar hasta que cambie el poder, y siempre que podamos hacerlo físicamente. No nos hemos perdido un solo domingo”, dijeron otros dos, los hermanos Matvei y Zajar Kravshenko, ambos veinteañeros.

El presidente francés Emmanuel Macron prometió el martes ayudar en la mediación de la crisis política que sacude Bielorrusia, durante una reunión en Lituania con la líder de la oposición Svetlana Tijanóvskaya, quien anunció que pronunciará un discurso ante el Parlamento francés.

“Haremos todo lo que podamos como europeos para ayudar en la mediación”, dijo Macron a los periodistas al final de la reunión, que fue añadida a última hora al programa de su visita a Lituania.

Macron dijo que quería “volver a la mediación de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) para avanzar” hacia una solución. Este encuentro fue el más importante mantenido por ahora por Tijanóvskaya, que reivindica su victoria en las elecciones presidenciales del 9 de agosto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí