Se fueron juntos pero con tiempo de diferencia. El Covid-19 se los llevó.

Dorothy y Mark Wakefield, madre e hijo, murieron el sábado pasado, con siete horas de diferencia, por el coronavirus.

Los dos fueron hospitalizados pero todo empezó cuando Mark perdió el sentido del gusto y el olfato, tenía tos y le costaba respirar. Su mamá tenía síntomas leves, pero ambos fueron trasladados al hospital el mismo día, en octubre pasado.

Según relató Emily Murrell, cuando mi abuela y mi tío fueron al hospital, no pensaron que nunca volverían a casa”,  familiar de dos nuevas víctimas del COVID-19 en Inglaterra, donde más de 50.000 personas han fallecido.

La joven afirmó que su tío seguía todos los protocolos indicados para evitar el contagio, ya que velaba por su mamá, que vivía justo al lado de su casa, en la ciudad inglesa de Stoke-on-Trent. Por eso creen que pudo haber enfermado en un supermercado.

 

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí