Usuarios de Twitter tendrán la posibilidad de señalar un post como fake news

Los trols están de enhorabuena. Twitter prepara ya un puente de plata que les permitirá generar aún más ruido diarreico en la red social. Si ya estaban organizados para acudir en manada allí donde pudieran manipular con cualquier hilo o tuit que no fuese de su agrado, ahora Jack Dorsey, su fundador, les ha armado con un rifle con mirilla para ser más quirúrgicos en su actividad.

La plataforma permite ya en Estados Unidos realizar comentarios directos respecto a informaciones que se suban a la red social, en particular da potestad su veracidad. Una patente de corso limitada de momento a un grupo reducido de personas a través de un servicio que han bautizado como Birdwatch -pájaro vigía-. Las pruebas tienen el objetivo de ver el funcionamiento de la iniciativa para ampliar su uso al resto del planeta.

Las calificaciones sobre enlaces a informaciones publicadas en tuits no se publicarán directamente en Twitter, pero sí podrán consultarse en birdwatch.twitter.com. “La gente quiere tener información confiable sobre lo que está pasando en el mundo, y suele encontrarla en Twitter. Con el fin de ayudar a nuestra comunidad a mantenerse informada, estamos probando el programa piloto de Birdwatch, una manera para que las personas en Twitter identifiquen información engañosa y proporcionen información de contexto valiosa”, explica la plataforma del pajarito azul

“No hablamos de que un enlace sea o no considerado verídico o falso por Twitter en base a sus usuarios, sino a lo que es realmente importante: que los mensajes de los grupos organizados calen en quienes no están todavía manchados ideológicamente”

Hordas de ideologías enfrentadas van a encontrar en Birdwatch un campo de batalla en el que sembrar víctimas, confundir a los ingenuos. Hoy en día es fácil comprobar cómo grupos de usuarios de Twitter se organizan para tildar noticias verídicas como falsas en pro de sus intereses. Lo van a tener aún más fácil con esta herramienta.

Hasta ahora se pueden poner en tela de juicio tuits, pero no hacer comentarios directos sobre noticias, cosa ya al alcance de los testers en Estados Unidos. Twitter agrupará estos comentarios en Birdwatch dentro de cada noticia. Habrá una biblioteca con hilos y más hilos de comentarios cuestionando la veracidad de informaciones, o lo contrario; noticias falsas podrán ser calificadas como ciertas. Más follón.

Es una maniobra torpe. Si Twitter quería generar una mayor confianza entre la comunidad tras el episodio con Donald Trump, bastaría con que creara un comité de expertos formado, ahora tan de moda, por periodistas de medios con distinto pelaje ideológico, algún miembro de la jurisprudencia, asociaciones defensoras del usuario y representantes de Twitter. Eso daría más color a las decisiones que se tomen para declarar cuándo una información es o no verídica. Debemos preguntarnos porque ninguna de las redes sociales de mayor tamaño -Facebook, Twitter, Instagram o Tik Tok- asume un formato de este tipo, heterogéneo, para luchar contra las fake news. Una posibilidad es que Twitter tenga un marcado perfil ideológico.

Birdwatch es un proyecto populista. Aunque pueda parecer justo porque todos pueden opinar, la realidad es que esa polarización que sufrirán determinadas informaciones a cargo de partes interesadas va a distorsionar la realidad. No hablamos de que un enlace sea o no considerado verídico o falso por Twitter en base a sus usuarios, sino a lo que es realmente importante: que los mensajes de los grupos organizados calen en quienes no están todavía manchados ideológicamente o no tienen capacidad por sí solos para detectar si una información responde a ese calificativo. También que refuercen la opinión de quienes ya tienen ‘equipo’. ¿Cómo va a ser mentira si es lo que pienso? Pues eso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí