Carlos ‘El Pibe’ Valderrama, 60 años de un único 10

Ayer  2 de septiembre Carlos Valderrama, ‘El Pibe’, se encuentra cumpliendo 60 años. Carlos nació en una familia de futbolistas, quienes dejaron un legado en Santa Marta. Jaricho, el padre del 10 de la selección, le criticó siempre la falta de potencia en la pegada, pues además de tener los pies torcidos, nunca se destacó por rematar fuerte y de media distancia.

Una de las principales características del futbolista samario fue que antes de buscar su gol pensaba en realizar un pase. Además, siempre pensaba antes de realizar una jugada. Y asimismo, además de ser un atleta, fue un jugador medido, que analizaba el paso a paso en cada partido.

Mientras Carlos jugaba en la cancha de su barrio, La Castellana, en el barrio Pescaíto de Santa Marta, los nuevos nombres del fútbol colombiano se iban fortaleciendo, tanto los que estaban apenas empezando, como Alfredo Maestro Arango, Antony de Ávila y Alberto Gamero, como los que ya se encontraban jugando en las grandes canchas del país, como Delio Maravilla Gamboa, Efraín el Caimán Sánchez, Marco Tulio Coll y Francisco Cobo Zuluaga.

Para hablar sobre ‘El Pibe’ y su paso por Unión Magdalena primero tenemos que devolvernos un poco y hablar de su familia, de sus tíos y de su padre, pues sin ellos y sin esa pasión por este deporte este equipo no hubiera sido lo que es. La familia Valderrama dejó un legado e impuso una generación de fútbol. Carlos vistió la camiseta del Magdalena por fuera de la pantaloneta.

En el equipo de su región estuvo durante la temporada de 1984 – 1985. Luego vino Millonarios, donde Luis Pinto no le permitió estar muchos minutos sobre la cancha. Siguió Deportivo Cali, equipo con el que se llegó al subcampeonato en el 85 y en el 86.

Fue hasta 1988 que ‘El Pibe’ viajó al exterior para portar la camiseta de un club europeo, Montpellier, de Francia. Aunque Carlos llegó a este equipo tras haber sido nombrado el ‘Mejor Jugador de América’, en 1987, no sumó muchos minutos en el cuadro francés, pues su director técnico, Pierre Mosca, pocas veces lo llamó a participar en los partidos, tanto así que en varias oportunidades ni siquiera fue suplente. Mosca también lo envió a jugar con la tercera división.

Tuvo que irse Mosca y Aimé Jacquet para que llegara Michel Messy, quien asumió la dirección del equipo a principios de 1991, para que así Valderrama volviera a ser titular y asimismo demostrar todo el fútbol que jugaba.

Luego llegó el Real Valladolid donde jugó y compartió con los colombianos René Higuita y Leonel Álvarez y el preparador físico Diego Barragán. Su paso por el club español fue en la temporada 1991 y 1992. Aquí jugó nueve partidos como titular y realizó un gol.

Se devolvió a Colombia y llegó a jugar a Independiente Medellín para el segundo semestre de 1992. El equipo antioqueño no alcanzó la final, pero esto no le quitó ser el jugador más destacado del campeonato. Luego vino el Junior de Barranquilla, con el que fue capitán y se coronó campeón del torneo local el 9 de diciembre de 1993. Fue reconocido otra vez como el futbolista del año.

Luego de su paso por el cuadro barranquillero llegó el momento de jugar en la MLS, la Liga de Estados Unidos, donde pasó por los equipos Tampa Bay Mutiny (1996-97 y 2000-01), Miami Fusion (1998-99) y Colorado Rapids (2001-2002).

‘El Pibe’ Valderrama es el relato vivo del fútbol colombiano, pues fue, es y será la inspiración de muchos. Recordemos que fue el ídolo de David Beckham, uno de los mejores volantes de Inglaterra a principios de los 2000. El exjugador del Real Madrid tiene la última camiseta que vistió como profesional El Pibe, quien, asimismo, tiene la primera que utilizó el jugador británico. Además, ha sido la inspiración y el referente de las últimas generaciones de este deporte a nivel nacional. El ahora ‘10′ de nuestra selección, James Rodríguez, también lo tiene como ídolo.

Su paso por la selección de Colombia no necesita de presentación alguna, pues en las conversaciones de los abuelos y los padres con las nuevas generaciones siempre aparecerá y renacerá el eterno 10. Y sobre la mesa siempre se contará, desde múltiples miradas, pero con el mismo orgullo, el día que Colombia le ganó a la selección de Argentina 5-0 en el Metropolitano de Barranquilla. También se hablará y se relatará, como hoy, siempre la vida de un jugador íntegro, de un jugador que representa la generación de un fútbol ejemplar.

Por último, cabe mencionar que el fútbol es el reflejo del ser humano, en sí, de la condición humana. El fútbol se convirtió en el lenguaje de muchos. ‘El Pibe’ creó un nuevo lenguaje con el que dejó en alto un nuevo estilo de juego, pues él buscó el pase antes que su propia gloria, el que motivó siempre a los demás y el que detenía el balón antes de actuar. En las canchas dejó siempre sus convicciones y su valentía. El futbolista también conocido por su físico no convencional y rebelde se convirtió en la esperanza de una sociedad que siempre ha estado medida por el caos y la violencia.

Tomado de:Infobae.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí