El coronavirus alteraró el orden mundial para siempre

Tabla de contenido

El ex secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger, publicó una columna de opinión en The Wall Street Journal sobre la crisis mundial por el brote . “Los Estados Unidos deben proteger a sus ciudadanos y, con urgencia, trabajar en la planificación de una nueva época”, afirmó

El secretario de Estado norteamericano, dijo que los países que se sobrepondrán a esta crisis, serán los que tengan una y mil veces una “visión del futuro”, para superar los obstáculos sin precedentes en magnitud y alcance global ya que si no es así será muchas las muertes que se vendrán encima.

“La atmósfera surrealista que ofrece la pandemia de Covid-19 me recuerda cómo me sentí cuando era joven en la 84a División de Infantería durante la Batalla de las Ardenas. Ahora, como a fines de 1944, existe una sensación de peligro incipiente, dirigido a ninguna persona en particular y que golpea al azar y devastadoramente”, señaló.

Además señaló que antes esta situación presentada, solo sobrevivirán los países cuyos gobiernos tengan mandatarios que actúen de manera eficiente y con visión hacia adelante, sin embargo, realizó una advertencia ante la crisis económica que se está presentando, pues esta podría durar por varias generaciones.

Incluso señaló que ni Estados Unidos puede hacerle frente a una situación de esta naturaleza sin el trabajo conjunto con otras naciones.

“Ningún país, ni siquiera Estados Unidos, puede en un esfuerzo puramente nacional superar el virus. Abordar las necesidades del momento debe, en última instancia, combinarse con visión y programa de colaboración global. Si no podemos hacer ambas cosas a la vez, enfrentaremos lo peor de cada una”, aseguró.

Para el ex secretario de Estado norteamericano las naciones son coherentes y prosperan con la creencia de que sus instituciones pueden prever calamidades, detener su impacto y restaurar la estabilidad, ante eso se sabe que cuando todo esto termine, no será así y la realidad de muchos habrá cambiado de manera drástica

“Cuando termine la pandemia de COVID-19, se percibirá que las instituciones de muchos países han fallado, la realidad es que el mundo nunca será el mismo después del coronavirus. Discutir ahora sobre el pasado solo hace que sea más difícil hacer lo que hay que hacer para mejorar el futuro”.

Ante eso, dice que todas las partes deben hacer un ejercicio de contención, tanto en la política nacional como en la diplomacia internacional. Se deben establecer prioridades

“El desafío para los líderes es manejar la crisis mientras se construye el futuro. El fracaso podría incendiar el mundo”.

Comparte
Facebook
Twitter