Si no son capaces con la verdad, renuncien, pero no le mientan más al país

Tabla de contenido

Enero 31 de 2024

Por: Luis Guillermo Echeverri Vélez
Ganadero, abogado y economista agrícola.

Colombia entera está cansada de que le mientan. Está mamada del desgaste que le representa al país una crisis provocada por el falaz discurso populista y la demagogia que esconden la incompetencia y la ignorancia de quienes nos gobiernan, y cada que dañan algo le salen a echar la culpa a los demás.

La legitimidad de un gobierno y de un gobernante no es un tema menor. Tan grave como compleja es toda aquella circunstancia que deriva de un estupro incestuoso; en el caso de cada escándalo de este gobierno, cometido contra la voluntad y la ingenuidad de toda la ciudadanía que compone la nación.

Tuve el honor de servirle a la democracia al gerenciar y responder por la total integridad del manejo de las campañas que legítimamente llevaron al Dr. Iván Duque a la Presidencia de la República, consulta interpartidista, primera y segunda vuelta.

En primera vuelta nos autoimpusimos un tope de 80 millones y solo se le podía recibir según la ley y nuestros controles internos a personas naturales que cumplieran todos los requisitos. En segunda vuelta no le recibimos a nadie ni la envoltura de un confite, todo se financió con préstamos contra reposición de votos. Por tanto nadie puede decir que le donó nada a la campaña de Iván Duque en segunda vuelta.

Yo como gerente fui la única persona autorizada para recibir donaciones y nunca le recibí nada en primera vuelta a ningún ente con personería jurídica, fuera empresa, fundación, asociación, federación, organización sin ánimo de lucro, etc. CERO. Ni a persona alguna que manejara recursos públicos o de entidades relacionadas con ellos. NADA.

No obstante que se observaron todas las normas de la ley electoral y que voluntariamente nos sometimos a estrictas normas internas auditadas en tiempo real por representantes de los entes de control, por presión política/mediática fuimos requeridos por las autoridades competentes y comparecimos ante las diversas instancias investigativas y judiciales durante nueve oportunidades entre 2018 y 2022, sin que se pudiera encontrar tacha alguna a la forma en que se manejaron los recursos públicos y privados que se me confiaron.

Hoy nuevamente, como ha sido su costumbre, Gustavo Petro le miente al país mediante falsas acusaciones a las campañas presidenciales de Iván Duque, tal vez con el fin de tapar las presuntas violaciones a la ley electoral cometidas durante sus campañas. Un asunto que deben dilucidar en derecho, la justicia y las autoridades competentes.

¿No es acaso el resentimiento la propia insatisfacción con uno mismo? y ¿no es la falacia la forma de encubrir las frustraciones derivadas de tan miserable condición humana?

Petro supera ya por mucho a su maestro Santos, en todo aquello de la mentira, el engaño, el descaro embustero en medios y en la propia cara de los demás, y hasta lo supera en todo lo que implica la lisonja acompañada de traición.

Las mentiras y el encubrimiento son actos amorales que se pueden ocultar pero nunca excusan su existencia. La gente en Colombia no es tan boba como el presidente la supone en sus circenses, anacrónicas y ya desesperadas intervenciones públicas e irracionales comentarios.

Entiéndase de una vez por todas que las campañas y los partidos políticos que otorgan los avales, son entes jurídicos, administrativos y contables autónomos y que cada uno responde por la legalidad de sus actos independientemente.

En noviembre de 2021 presentó Caracol una versión de que una empresa de Carlos Matos, reconocido delincuente que entonces trataba de eludir la justicia y presionar al gobierno Duque para evitar ser extraditado de España a Colombia, le había aportado dineros a la campaña de Duque. Falso de toda falsedad. Nunca le recibí a sus empresas, no podía, ni le hubiera recibido a Matos porque bien sabía de su dudosa reputación, al igual que nunca le quiso recibir mi padre durante su manejo de las campañas de Uribe. Todo eso se desvirtuó. Así que no engañe a la gente por X con refritos y falacias señor presidente.

El proverbio dice: “El buey es lento pero la tierra es paciente”, y así mismo la justicia tarda pero siempre llega, pues engañar a los ciudadanos no es cosa diferente que mentirse a sí mismo, cuando se sabe que al final, la vida no se queda con nada.

Tal vez el nombre adecuado para quien quiere a toda costa terminar con la riqueza de la calidad humana y con la riqueza física de nuestra nación, sea Fausto y no Gustavo, “Aureliano”, “Andrés” o muchos otros alias o motes por los cuales se le conoce a lo largo de su oscura y estéril trayectoria pública.

Fausto es el protagonista de la leyenda clásica alemana que a pesar del éxito y de su “cuestionable” inteligencia, le vende el alma al propio diablo representado en esta obra por el famoso Mefistófeles, al ser incapaz de ser feliz por ser víctima de la insatisfacción con su vida y su oscura, mala y perversa condición humana. Se dice de una situación “fáustica”, cuando una persona ambiciosa renuncia a la integridad moral para alcanzar el poder y el éxito por un plazo limitado”. Y claro, esa persona envilecida por el poder en toda la extensión de la palabra, no se da cuenta que al primero que le está mintiendo es a sí mismo, y que al final de cuentas contra la realidad no puede nada, no hay engaño que no se descubra, como nada está oculto entre cielo y tierra.

Pues bien el resentimiento, las frustraciones y muchas otras cosas, tristemente llevan las personas a entrar en problemas mentales dilusivos de la verdad, cuando esta se reemplaza descaradamente por la mentira, y es así como la única forma de encubrir el descaro que envuelve cada conducta dolosa y delictiva es acusar a los demás de la miseria propia, y llegar a la osadía de calumniar a las ovejas por haberse devorado al lobo.

Comparte
Facebook
Twitter